‘ConfinARTE’: la libre expresión del talento se comparte en las Redes Sociales (I)

Crónicas de una creatividad confinada

dRAE: Confinamiento
1.
Acción y efecto de confinar (desterrar a alguien, señalándole una residencia obligatoria; recluir algo o a alguien dentro de límites)
2.
Pena por la que se obliga al condenado a vivir temporalmente, en libertad, en un lugar distinto al de su domicilio.

El obligado encierro que durante semanas ha tenido a la ciudadanía limitada en sus movimiento y actividades, ha propiciado sin embargo numerosas muestras de creatividad.

Forzadamente generoso, el tiempo libre ha despertado el instinto adaptativo que habita en su ADN y la expresión del talento se comparte estos días en las Redes Sociales: Instagram, Facebook, Twitter, TikTok y WhatsApp, se han convertido en públicas galerías de arte, manifestaciones de sentimientos y sensaciones.

El retrato en la distancia

Rubmonas‘ experimenta la fotografía creativa con personas, buscando a través del objetivo poder destacar escondidos detalles de su personalidad. El confinamiento le ha obligado a desarrollar sesiones fotográficas online, innovadora fórmula que le lleva a cambiar las luces del estudio o los escenarios naturales y urbanos por la intimidad de los hogares; una forma original y divertida donde necesariamente se ha de tele-trabajar en equipo: “Mi objetivo es no perder la sensación y adrenalina de las sesiones presenciales, sentir ese momento de estar con la cámara y poder guiar a la persona hasta conseguir la imagen deseada…”

No es fácil; fotógrafo y fotografiada se encuentran en diferentes ciudades. Rubén identifica escenarios y perspectivas, pero utiliza los escasos y aficionados medios técnicos que Kateryna Kaminska dispone en su casa: “Me motiva especialmente conseguir el mejor resultado posible pese a que las herramientas no son las adecuadas; la satisfacción de un buen resultado final compensan las dificultades…»

Desde su confinamiento, ‘Rubmonas’ ha retratado también la personalidad del entorno y sus diferentes momentos:
(Monte Argalario, en «La Arboleda»del Valle de Trápaga)

Rubén, autorretrato acompañado del «cariño» de sus tres hijos.

Naturaleza en confinamiento

Itziar Manso es educadora especializada en infancia y juventud con dificultades de audición y lenguaje. En el poco tiempo libre que le queda después de su trabajo, ahora ‘online’ y dificultado por la distancia que le separa de su especial alumnado, juega con una nueva cámara réflex y el smartphone para practicar las clases de fotografía que recibe de Manu Velázquez, antes presenciales y ahora también a través de la wifi.

A Itziar le interesan los múltiples detalles que ofrece el medio natural; pero ahora, la Naturaleza se limita al paisaje urbano que divisa desde un treceavo piso, su gata “Minie” y aquella abeja que una tarde le acompañó en la intimidad de la siesta.

Más allá de los populares ‘selfies’, el confinamiento le ha permitido explorar el autorretrato y conectar con la flora mediante el tacto y el olor pero sin color, expresándose en matices de blanco y negro propios de toda prisión, sea física o psíquica.

Itziar manso Bilbao Bakio

Desde el balcón domina una de las mejores vistas de la ciudad; frente a ella, la Torre Iberdrola representa el Bilbao de los Negocios del siglo XXI, en su imagen seriamente amenazados por la crisis socioeconómica que trae consigo esta distópica y anunciada pandemia.

Visita también ‘ConfinARTE’: la libre expresión del talento se comparte en las Redes Sociales (II)